El ejercicio

La actividad física implica un mayor gasto calórico, por lo que ayuda a perder peso. Por ello, las dietas deben acompañarse con un programa de ejercicio adecuado a la condición física de cada uno.

Además, el ejercicio proporciona múltiples beneficios metabólicos, cardiovasculares y osteomusculares. Para establecer el tipo de ejercicio que queremos hacer, hay que tener en cuenta lo siguiente:

.- Cuando el organismo percibe que está adelgazando es capaz de reducir el gasto calórico del ejercicio optimizando el rendimiento. Es decir, si en un principio utilizaba 100 calorías por una carrera de 10 minutos, al cabo de un tiempo es capaz de realizar ese mismo ejercicio utilizando menos calorías lo que lleva a un parón en el proceso de pérdida de peso (meseta).

.- A según de los kg que se necesite adelgazar hay que contemplar aumentos en la duración o intensidad del ejercicio que nos permitan superar las diferentes mesetas. El error más común a este respecto es hacer todo lo contrario, haciendo mucho ejercicio al principio para ir desinflándonos por falta de costumbre o por haber alcanzado el peso deseado, favoreciendo así el efecto rebote.

.- En las horas de ejercicio se deben incluir ejercicios aeróbicos y de fuerza.

.- Las personas sedentarias con mucho sobrepeso deberían buscar asesoramiento.

.- Para adelgazar se suele aconsejar andar rápido y esto es totalmente acertado. Cuando realizamos un ejercicio aeróbico de intensidad media (50% de nuestra capacidad pulmonar) el organismo utiliza las grasas como sustrato energético, aunque dicha utilización no sucede desde el primer minuto siendo necesarios varios minutos de activación antes de poder realizarla. Normalmente se establece un tiempo de 20 minutos.  Si, en cambio, realizamos ejercicios de alta intensidad (como un sprint) estaremos utilizando principalmente glucógeno. Con el entrenamiento nuestro cuerpo será capaz de utilizar las grasas en un tiempo menor y con una intensidad superior, de ahí que mejore el rendimiento. Cuando se indica ‘andar rápido’ no significa pasear sino hacerlo a un ritmo en el que cueste hablar.

.- En general es importante aumentar todo tipo de actividad física en nuestra vida diaria sin escatimar esfuerzos. Se trata de dejar de lado el sedentarismo para transformarnos en una persona activa (subir escaleras, coger menos el coche, etc.).

.- No olvidemos la importancia de la hidratación y otros aspectos nutricionales.